Saltear al contenido principal

INFANTIL

La etapa de educación infantil es fundamental para el futuro desarrollo del niño, tanto en el aspecto académico como en el personal. Por eso trabajamos con las mejores metodologías a la vez que permitimos que el alumno desarrolle libremente los aspectos que serán más característicos de su identidad, aprendiendo a relacionarse con sus iguales y con el adulto, de una forma abierta y respetuosa.

Nos basamos en el aprendizaje constructivista, donde el alumno aprende a partir de situaciones que se le plantean a lo largo del día, como por ejemplo juegos manipulativos de matemáticas y lectoescritura. Aplicamos también la estimulación temprana, el famoso método de Glenn Doman que, respetando el momento evolutivo de cada niño, potencia la actividad del sistema neurológico mediante estímulos como los bits de lectura, los de matemáticas y los conocimientos enciclopédicos, además de la música y el desarrollo psicomotriz… durante estos primeros años de desarrollo de las redes neuronales, que facilitan el aprendizaje actual y futuro del niño.

Otra parte fundamental en esta primera etapa es la creatividad, que fomentamos de diferentes y divertidas formas, desde pintar como lo hacían Miró, Picasso o Van Gogh hasta aprender las primeras notas con el violín.

Introducimos a los alumnos en la lógica a partir del juego del ajedrez, la robótica, el uso del magic board y, sobre todo, con el EntusiasMAT, un método de aprendizaje que hace más comprensibles y divertidas las matemáticas.

La psicomotricidad y la expresión corporal tienen las instalaciones de la escuela como mejores aliadas gracias a la naturaleza y a las zonas de juego. Además, la posibilidad de hacer salidas por las montañas de los alrededores y las clases semanales de natación complementan este desarrollo psicomotriz, tan importante en estas edades.

Del mismo modo, el patio de arena de Infantil permite a los más pequeños esta conexión constante con la naturaleza y el aire libre, a la vez que aprenden a cuidar de su seguridad, higiene personal y de sus pertenencias.

En el comedor de la escuela y gracias a los menús variados y equilibrados que se cocinan a diario, basados en la dieta mediterránea y con productos de proximidad, los alumnos aprenden a comer de todo, educando el gusto. Los más pequeños de P3 hacen una siesta, mientras que en P4 y P5 disfrutan de un rato de tranquilidad para leer cuentos o hacerse graciosos masajes entre ellos.

En estas edades las rutinas dan seguridad a los niños, por lo que nos gusta que los padres los acompañen y recojan en la clase y puedan hablar directamente con las maestras cualquier cosa que haya a comentar. A continuación, les encanta empezar la actividad con el «Buenos días», pasando lista y distribuyendo la jornada de forma ordenada, lo que les ayuda en el desarrollo de su autonomía.

Volver arriba