Saltear al contenido principal

EDUCACIÓN CON VALORES

En la escuela damos una gran importancia a la educación emocional y el fomento de los valores para ayudar a las familias a formar personas en su integralidad y equilibrio. Por eso trabajamos los valores positivos que permiten una vida con plenitud, paz y libertad desde una vertiente práctica y contemporánea, unos valores que marcan tanto nuestro comportamiento como las decisiones que tomamos a lo largo de la vida. En este sentido, tratamos de desarrollar en los alumnos la capacidad para identificar las propias emociones y regularlas de manera que favorezcan la autoestima, la sociabilidad y las habilidades de vida para el bienestar.

Porque consideramos que hoy más que nunca, se necesitan personas formadas, decididas, con convicciones propias y fuertes, pero también con una gran capacidad de adaptación a los cambios. Personas seguras, confiadas, conscientes de sus posibilidades, y con valores como la empatía y la solidaridad. Personas felices, optimistas, sin complejos ni miedos y capaces de encontrar soluciones a los problemas. Personas valientes, emprendedoras, responsables, resolutivas, equilibradas, competentes, implicadas, autosuficientes, creativas, comunicativas… personas para quienes el exceso de opciones y oportunidades que hay hoy en día sea una ventaja y no una amenaza.

En la escuela seguimos la línea humanística cristiana, con respeto a todas las creencias, y tratamos la Historia de las diferentes religiones y culturas religiosas. Celebramos las fiestas principales del año litúrgico, desde el Adviento de Navidad hasta Pascua, y los alumnos tienen la posibilidad de celebrar la Primera Comunión y la Confirmación en la escuela.

El respeto por la naturaleza, la ecología y el medio ambiente, que tenemos tan al alcance en nuestra escuela, es también fundamental hoy en día y aún lo será más en el futuro. Es por eso que queremos que nuestros alumnos tengan una fuerte conciencia ecológica más allá del reciclaje. Queremos que sean ciudadanos informados y con espíritu crítico, porque entendiendo y amando la naturaleza podrán contribuir a su preservación.

Volver arriba