skip to Main Content
Aprendiendo Normas Ortográficas A Partir Del Pensamiento Visible

Aprendiendo normas ortográficas a partir del pensamiento visible

Asistimos a una clase de P5 en la que los alumnos están trabajando con “Ludilletres” y Cultura de Pensamiento. Mientras que el grupo clase está concentrado cada uno con su cuaderno, trabajando de forma individual y serena, Mari va alternando otro tipo de trabajo más personalizado con grupos reducidos de alumnos.

Esta última dinámica les sirve para abordar de una manera más efectiva, por ejemplo, un objetivo curricular de P5 como es la regla ortográfica de “za, zo, zu, ce, ci”. Para ello, Mari les propone utilizar la estrategia del “Compara y contrasta”, que se basa en examinar los objetos con la finalidad de reconocer los atributos por los que se parecen o diferencian. 

El ejemplo que tienen en la pizarra es el de las palabras, en catalán, de “cérvol” y “zebra”. Primero de todo, deben observar sus similitudes y diferencias, y compartirlas con el resto. La profesora escribe en la ficha las conclusiones a las que llegan los alumnos por si solos, como por ejemplo, que son dos palabras que empiezan con el sonido /se/ y las dos hablan de animales. O, en el caso de lo que las diferencian, que una tiene 5 letras y la otra 6 o que la primera lleva acento… pero, sobre todo, que una empieza con la “c” y la otra con la “z” y que (en catalán) una suena vibrante y la otra, no.  

Este análisis les sirve a los alumnos para desarrollar su capacidades de observación y de deducción, que son buenísimas, entre otras cosas, para el aprendizaje de cualquier idioma. Todos juntos y con la ayuda de las llaves del pensamiento, acaban llegando ellos mismos a la conclusión de cuál es la norma ortográfica. Para finalizan, personalizan con sus dibujos la documentación con la que han hecho su pensamiento visible y que se queda colgada en la clase para irlo recordando. 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Back To Top