skip to Main Content
Un Gran Primer Día De Curso

Un gran primer día de curso

Si a las 9:00 horas eran los alumnos de 1º quienes, acompañados por sus padres, han accedido por primera vez como estudiantes al edificio de Primaria vitoreados por sus compañeros que cantaban con pompones “sí, sí, sí, Primero ya está aquí”, a las 11:30 horas era el turno de entrada de sus compañeros de la ESO.

Llegaban con la novedad de que este curso los de primer ciclo han dejado atrás el uniforme de Primaria para estrenar un código de vestimenta formado por un polo del colegio blanco o negro con pantalón tejano. Según nos han comentado, ésta es una de las cosas que por ahora más les gustan del nuevo curso… además, en el caso de 1º, de estrenar taquillas propias en la clase donde poder sus dejar libros y mochilas.

En el interior del edificio de Secundaria les esperaban impacientes sus profesores, a los que han ido saludando uno a uno. Ya en sus aulas, que han sido pintadas durante las vacaciones con unos alegres colores naranja, amarillo, azul y verde, los tutores les han comentado uno a uno todos los detalles de logística, han podido ver su nuevo horario y han descubierto que la responsabilidad será el objetivo que trabajarán durante todo el curso. A continuación, los cuatro cursos de Secundaria han ido a la Sala de Actos donde el nuevo director de la escuela, Francesc Serra, les ha dirigido unas palabras de bienvenida. Esta ocasión ha servido también para entregar el reintegro de la matrícula a los alumnos con mejores notas del curso pasado, como muestra de reconocimiento por parte de la escuela.

Mientras todo esto ocurría, el resto de cursos desarrollaban sus actividades ya con normalidad. Los alumnos de Primaria que, por ser el primer día y como deferencia para los nuevos compañeros, llevaban un cartel con su nombre, se han adaptado en seguida a sus nuevas clases… incluso los de 1º, que a media mañana dibujaban tranquilamente sus vacaciones. También los más pequeños, que han seguido perfectamente su rutina y a mediodía ya hacían una cola perfecta para acceder al comedor.

Back To Top