skip to Main Content
Festival De Fin De Curso Y Graduación De P5

Festival de Fin de Curso y Graduación de P5

Por fin llegó el día tan esperado para los alumnos de Rainbow, Platero y Guiñol, que han estado preparando junto a sus profesoras durante casi un mes: el Festival de Fin de Curso. A la hora de elegir el tema de este año, la escuela se ha querido sumar a la conmemoración del IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes, con una pequeña adaptación de su obra más famosa: “Don Quijote de la Mancha”.

Para ello, las profesoras empezaron contándoles la temática de la novela en clase. De hecho, algunos alumnos ya conocían su existencia e incluso habían visto los dibujos animados por televisión. Todos se sintieron atraídos por su trama, ya que gira entorno a caballeros y damas, por lo que fue más fácil enseñarles los diálogos. Éstos se dividieron en inglés, castellano y catalán, por lo que la representación fue bilingüe.

Una vez memorizados los textos, cada mañana los tres cursos bajaban al patio para aprender la distribución en escena, los bailes, el orden, la disposición final… Poco a poco los alumnos fueron asimilando todo el proceso hasta el día del estreno, en que la representación resultó fantástica, graciosa y sorprendente, sobre todo por lo bien que lo hicieron teniendo en cuenta su corta edad.

Al finalizar, y tras un cambio de escenario, empezó la ceremonia de Graduación de los alumnos de P5 que están ya listos para empezar la Primaria, en septiembre. El acto empezó con tres piezas que los Guiñol tocaron al violín dirigidos por su profesor Marc. A continuación, Vinyet les colocaba la toga y les daba el pergamino e Isabel les imponía el birrete y felicitaba. Unos birretes que poco después serían lanzados al aire de forma conjunta, como manda la tradición…

Antes de finalizar, alumnos y padres quisieron agradecer a la escuela y a las profesoras de Infantil todo el proceso de aprendizaje que con tanta vocación y ternura realizan con los pequeños. Actuando como portavoces, un par de padres quisieron recordar que 3 años después de que los niños llegaran al colegio llorando, ahora relacionan la escuela como un lugar donde van a escalar, jugar, saltar, divertirse, leer, hacer gimnasia, mirar dibujos, aprender a escribir, a nadar… Quisieron agradecer, también, los valores que aquí se les inculca desde pequeños y regalaron unas buenísimas galletas artesanas, con las caras de los alumnos ya graduados.

Para acabar alumnos explicaron, cada uno a partir de una letra, lo que les relaciona con la escuela, por ejemplo “I” de ilusión por ver nacer pollitos; “A” de la alegría con la que aprendemos o “R” de realidad que vivimos y aprendemos a no decir mentiras… Al final, los alumnos se unieron y con sus letras en alto formaron “St. María del Pino”, una imagen preciosa como clausura a una tarde de emociones.

Back To Top